Log in
Sin imágenes

¿Qué es la cultura para el Gobierno, los políticos y el poder?

  • Published in Cultura

La cultura debiera ser la joya de un pueblo, pero es una quimera creer que el Gobierno de España y la mayoría de los gobiernos autonómicos, diputaciones, cabildos y ayuntamientos se deban a la cultura.

En Canarias, ciertos políticos disfrazados de populistas, se deben más a las fiestas del Carnaval.
Necesitamos gobiernos y políticos revolucionarios cuya principal lucha sea la conquista de la cultura. Sin cultura, los pueblos están condenados al olvido. Sin cultura no hay democracia. Sin democracia no hay libertad.

¿Porqué la ultraderecha y el fascismo bloquean el acceso a la cultura, queman libros y persiguen la Libertad? Porque saben que la cultura hace pensar al pueblo.

La ultraderecha le tiene pánico a la cultura porque es un arma letal capaz de derrocar a los caudillos totalitarios enemigos de la democracia y defensores de la ignorancia.

Con el resurgimiento de la ultraderecha fascista en España, la cultura está amenazada.

El patricio y aristócrata, Santiago Abascal (Kaiser), todo un nostálgico del dictador Franco y líder de VOX (la nueva Falange española), es un fanático  involucionista que sueña con una España autocrática. Su modelo educacional y cultural se aproxima a la Roma de Julio César: romanos ricos, romanos pobres. Desunir y enfrentar a los españoles según su poder económico y condición social es el objetivo de Abascal. Este personaje siniestro y tirano siente desprecio por la Sanidad y la Escuela Pública.

El nazi y líder de VOX, pretende imponer en España la "escuela" clasista y sectaria de Julio César en la República de Roma: los patricios y los plebeyos.

Para los primeros, la cultura, la ciencia, los negocios, la vivienda, el dinero, la aceptación de la corrupción y las orgías regadas con buen vino. Es decir, para los patricios y aristócratas, todos los privilegios. Y para los plebeyos: el campo con una agricultura en decadencia, cuidar animales, barrer las calles, pan y circo y no permitirles el acceso a la cultura.

La mayoría de los campesinos no sabían leer ni escribir.

"Ocho de cada diez romanos vivían en el campo, donde casi todo el mundo era analfabeto", así coinciden historiadores como: Adrian Goldsworthy, Indro Montanelli, Mary Beard o Paul Zanker, profesor de Historia del arte antiguo y la Scuola Normale Superiore en Pisa.

Al final de este artículo llego a la siguiente conclusión: la cultura es muy seria para dejarla en manos de analfabetos políticos.

Si los fascistas como Abascal y los ultraderechistas de VOX hacen con violencia la revolución de la Sanidad y la Escuela Privada, los demócratas tenemos que hacer pacíficamente la revolución de la Sanidad y la Escuela Pública.

El Gobierno de España y el Gobierno de Canarias, tienen la responsabilidad política de educar a las personas, no mantenerlos en la ignorancia.


Por Armando Marcos
Periodista