Log in
Sin imágenes

El empresariado de Juan Palomo "Yo me lo guiso, yo me lo como"

  • Published in Economía

EL BAR DE PEPE

Ya lo dice el refrán “a rio revuelto ganancia de pescadores” lo que viene a significar que cuanto más compleja es la situación más partido se suele obtener.

La Reforma Laboral decretada por el Gobierno Rajoy, hará historia en la España del trabajador como la Ley más injusta en el último siglo en nuestro país. Los empresarios, me refiero a esa calaña de empresarios capaces de comerse las entrañas y el hígado de sus allegados por seguir atesorando poder y dinero, están que se frotan las manos con las infinitas maniobras de “reflotación de la empresa” y de “ajustar presupuestos a los difíciles tiempos que se avecinan” que eso de poder despedir a los currantes por cuatro euros les viene de perita en dulce.

La “suavidad” de la Ley Concursal (antes llamada suspensión de pagos) permite a más de un cabronazo de estos mal llamados “emprendedores” utilizarla con fines escabrosos. No es el primero que se declara en proceso Concursal y que paralelamente en otra empresa con los mismos fines y objetivos con testaferros bajo su mando, se hacen con el activo de esa primera empresa, pactando con los acreedores a la baja el pago de la deuda. De forma tal que una suspensión valorada en 100 la puede adquirir el propio suspenso, montando empresas paralelas por 20 ó 30. Vuelven a empezar de 0 pero con unas instalaciones y existencias valoradas en 100, el personal a la calle cobrando por el Fondo de Garantía Salarial y estos hijos de su madre tan panchos y con su buen cochazo y la vida sigue igual.

El caso de los medios de comunicación es de más cachondeo aun y del que parece que nadie quiere decir ni pio. El tema de la radio de un periódico local. Se inauguró con toda clase de bombos y platillos, 120 empleados, todo lujo de redacción, deportes, política, un derroche de medios, todo un lujo de la radio local. Pero mire usted por donde la crisis llega a todas las puertas y la tarta publicitaria empezó a recortarse más y más y los gastos subieron más y más y empezaron los ERRES y ERES y ZETAS y al final “to er mundo e güeno y a ti te encontré en la calle”. Así que pérdidas por todos lados y personal a la puta calle con la mitad de la mitad de la mitad de la indemnización por despido le correspondía a cada currito de la radio. Pero hete aquí que los milagros existen y a los pocos meses del cierre de la radio, del periódico local, aparece nuevamente la voz de Pepe, diciéndonos: ¡¡ Buenos días Canarias¡! ¿guauuuuu y esto que es, ultratumba, cacofonías, voces del más allá? Pues nada de eso, de nuevo se abre la emisora, aprovechando una franquicia radiofónica, se vuelve a contratar a las 6 ó 7 curritos fundamentales y de nuevo ¡¡A JUGARRRRRRRRRR!!

Y aquí no pasa nada, absolutamente nada de nada, los pajaritos vuelan, las palomas te cagan, la tormenta se descarga y en el cielo vuelve a brillar el sol. Y nadie dice nada, ni hola Don Pepito, ni hola D. José al fin y al cabo lo que usted no quiere para el rastro es. Todo esto carecería de importancia si en la misma emisora no se tirasen de los cuatro pelos, se rasgasen las vestiduras proclamando al viento las desdichas de los trabajadores en el actual “modelo económico” y las culpas del ejecutivo regional y nacional y lo mucho que necesitamos la “independencia”. Esto es para partirse el culo de la risa. Estos también se creen los reyes del mambo radiofónico disfrazados de Madre Teresa de Calcuta defensora de los oprimidos y avasallados trabajadores aquellos mismos que despidió.

Igual que el timo de las rebajas. ¡¡Rebajamos todo!! ¡¡Entren pasen y vean todo a un 80% de descuento!! La mayor parte es un cuento chino “filipino con mucha ciriscunstacia” que decía el Peret. Una camisa de marca, hace dos años 140 €, ahora en rebajas “Camisa caballero de Comas antes 170 € ahora 138,99 €”. La picaresca está servida, ropa de fuera de temporada, con algunos defectillos, reclamos a buen precio, pero entre col y col 10 lechugas. Se trata de hacer caja y reponer después de las rebajas los artículos que se han escondido en el depósito hasta pasar esas fechas, al fin y al cabo, como me dice un amigo comerciante, para rebajar siempre hay tiempo.
Y todo esto en época de vacas flacas… ya me dirán en las gordas…con estas leyes tan proclives a la creación de basura laboral la pobreza durará la eternidad.

Otro punto y aparte merece la publicidad fraudulenta, este es un asunto del que parece todo el mundo pasa como si la cosa no fuera con él o con ella.

Lo de las ópticas es como el timo de la estampita, pero sin “tonto”. La oferta es la siguiente:

“2 gafas con lentes progresivos, graduadas, una de sol por 179 € pudiendo elegir montura entre 300 modelos” pues nada, estupendo!! Vas a la óptica y te revisan la optometría que puedes tener, eliges las monturas y…¡¡tatatachammm!! Te hacen el presupuesto y lo que te debiera o debería costar 179 € del ala, ha pasado a tener un coste de 340 € ¿Comorrrrrrr? Te preguntas, con un cabreo de los que tienes cuando escuchas las declaraciones de Rajoy insistiendo en que todo va de puta madre, el porqué de ese aumento (claro que esa manada de golfos embaucadores lo tienen todo previsto) y te contestan, con cara de listilla/o que te ha pillado cagando: “Es que eso depende de la graduación de sus gafas y de sus dioptrías, con sus parámetros no entra la oferta” y se quedan tan panchos. Claro que tu empiezas a jurar en arameo, a cagarte en tu gilipollez y empiezas a pedir la hoja de reclamaciones y es entonces cuando te sacan la oferta de la campaña y abajo en el fondo con este tipo de letra:

“oferta solo válida para menos de 2 dioptrías”

No ves una puñetera mierda, le pides la lupa y es cuando te enteras de que te la han metido doblada. Das como señal 200 euros (para realizar el pedido) y a los dos días te llaman para decirte que la montura que has elegido para las gafas de sol no son las adecuadas para mis lentes, que me pase por la óptica de nuevo a elegir otra… me resigno a no mandarla a tomar por saco y haciendo un examen de contrición le digo que anule las gafas de sol y me diga el coste total de unas gafas con mi graduación de caballo ciego , el total es 299 €, este es el resultado final de una oferta de “2 gafas con lentes progresivos, graduadas, una de sol por 179 € pudiendo elegir montura entre 300 modelos”

En fin, día que toda esta fauna de cabrones vayan entrando en el talego, tendremos que habilitar las islas Chafarinas como moderno trullo de Alcatraz y rodearlas de tiburones blancos…¡¡que cabreo e impotencia tengo, por Dios!!