Logo

Digitalizarse o morir

EL BAR DE PEPE

Con la caída anunciada de dos medios de comunicación social, Radio y Tv El Día, se hace patente que los medios escritos y la televisión y radio al uso está dando sus últimos estertores, se va apagando poco a poco pero inmisericorde.
Hace unos tres años hablaba con Paco Almagro sobre el tema y los dos estábamos casi de acuerdo, digo casi porque yo albergaba, por aquellos tiempos, de un resurgimiento de la radio local, mientras Paco, mucho más puesto que el menda en el tema de la producción radio/televisiva, opinaba que los días de la prensa escrita estaban echados y en poco tiempo no aguantarían el tirón de las redes sociales. Paco acababa con la frase lapidaria “aquí el que no piense que el futuro pasa por Internet lo lleva crudo...” y no le faltaba razón.

Sin embargo yo sigo opinando que la radio por transistor, por frecuencia, con el dial en la mano, no ha dicho su última, nunca mejor dicho, palabra.

El tema no es recurrente, pero no me canso de decirlo. La radio para que funcione económicamente tiene que obedecer a criterios monográficos, tener un público objetivo y cuantificado es la mejor promoción de cara a la publicidad.

El ejemplo lo tenemos en la radio – formula, que no es otra cosa que una radio dedicada exclusivamente a la música, y dentro de esa gama existen emisoras que se dedican a la copla, etc.

La radio deportiva sigue en alza, los últimos parámetros de la EGM le dan un aumento de un 10% de audiencia, no es extraño entrar en un taxi en toda  España que no tenga sintonizada Radio Marca, cuando preguntas ¿usted escucha Radio Marca siempre? La contestación es simple: “estoy harto de política...”.

La radio tiene el deber de ser; informativa, divulgativa, entretenida y, en la medida de lo posible, didáctica.

Una emisora de radio dedicada exclusivamente a la salud, a la sanidad, informando fielmente de los problemas de las listas de espera, de las enfermedades y su tratamiento, nuevos medicamentos,  hipertensión, diabetes, etc.

Una emisora exclusivamente para el aspecto laboral,  el desempleo, nuevas profesiones, prestaciones sociales, ofertas de empleo, etc.

En definitiva, una radio abierta a los problemas de millones de ciudadanos que están hasta la narices de la misma tertulia con los mismos tertulianos y más de lo de siempre, cuatro chorros hablando de chorradas.

La radio tiene margen de vida, pero no como la conocemos, se tiene que tener más imaginación , más ideas, que la radio sea un vehículo que sirva de nexo al ciudadano, al oyente, con la información adecuada y real que pueda orientar a la posible solución de su problema.

Internet debe ser un complemento a la radio frecuencia, nunca la solución final.

Sin embargo Paco tenía toda la razón, o parece tener la, cuando pronosticaba “Quedarán 4 periódicos a nivel nacional e internacional y, como máximo, uno a nivel comunitario” y yo apostillo diciendo que con respecto a las televisiones locales las “cartas” están echadas, sale más barato un spot en las “ventanas” de tele5 que uno en la cadena local menos vista de las islas, con la radio es distinto, a medida que se cierra una emisora la tarta publicitaria se va repartiendo entre las que quedan, o sea a rio revuelto ganancia de pescadores.

Y ya se sabe: “la publicidad, al igual que la limosna, empieza por uno mismo..”

Aviso a “navegantes” la radio monográfica es un hecho que veremos a nivel nacional en poco tiempo, y como dice mi decía un viejo amigo ya fallecido: “el que no se ha escondido, tiempo ha tenido”.

Copyright 2016 Centro de La Cultura Popular Canaria