Log in
Sin imágenes

La sumisión a la Monarquía de Pedro Sánchez

  • Published in Política

Por el carácter tan ultraconservador de nuestro ejercito, no suelo prestarle atención a sus actos, pero en ésta ocasión aunque momentáneamente si lo hice, porque estaba interesado en ver la reacción de Pedro Sánchez al encontrarse con el monarca Felipe VI.

No ya como militante del PSOE y si como demócrata, sentí vergüenza ajena cuando vi en las noticias su inclinación de cabeza ante una persona que está ahí, por su linaje y como consecuencia de que su padre fue impuesto por el dictador y genocida Francisco Franco.

La indecencia esta instalada en la Monarquía. En el rey emérito (¿cuando le quitarán este titulo honorifico hecho a su medida por el anterior presidente del gobierno Mariano Rajoy?), desde hace muchos años forma parte de su paisaje natural y en su hijo, que no le quedó más remedio y como consecuencia de la investigación llevado a cabo por la Fiscalía Suiza, renunció a la herencia que  su padre le tenía destinada. Lo hizo de forma absurda, deprisa ante notario y sin tener en consideración que nadie puede renunciar a ninguna herencia, hasta que fallezca la persona otorgante de la misma. Ese es el panorama en el que está inmerso la Monarquía, por méritos propios muy deteriorada.

Sin embargo, Pedro Sánchez está dispuesto a mejorar y renovar su imagen con una campaña de marketing y publicidad, en la que se contempla formulas cosméticas de transparencia y ejemplaridad, pero sin concretar que se materializará mediante una ley, pero aunque así fuera, seguro que no se tocaría la Constitución.  Como presidente del gobierno y secretario general del PSOE (juez y parte), se ha hecho uno de los máximos valedores de la Monarquía.

¿Qué más pretenden de él los grandes jerarcas “socialistas” con respecto a la Monarquía?. Por su condición de presidente del gobierno, no firmó el manifiesto que si hicieron algunos de ellos a favor del rey emérito, pero se está comprobando su apoyo a la Casa Real de otras maneras.

Por eso no fue casualidad lo sucedido en el último 39 Congreso Federal del PSOE, donde después de haberse aprobado por amplia mayoría en la Comisión Política una enmienda presentada por varios jóvenes de Juventudes Socialistas, en la que reclamaban un referéndum a favor de la República y según estaba estipulado por el reglamento del congreso, la misma sin ninguna variación tenia que ir al pleno del congreso para debate y si procedía aprobación.

Como esto con toda probabilidad iba a ocurrir, de forma muy antidemocrática tres altos dirigentes: Carmen Calvo, José Luís Ábalos y Adriana Lastra, coaccionaron a los referidos jóvenes y le retuvieron por más de dos horas (el congreso durante ese tiempo se tuvo que paralizar), en una sala y les presionaron tanto, que no les quedo más remedio y aceptaron un texto transaccional o más bien bodrio, que no se parecía en nada a lo aprobado en la mencionada Comisión Política y por supuesto, no se mencionaba en absoluto la reivindicación del referéndum a favor de la República.   

La Monarquía es una especie de paraguas donde se cobija los poderes facticos y la oligarquía. Aunque no lo vi (a tanto no llega mi masoquismo), pero por las noticias me enteré, acerca de que en el discurso de nochebuena del monarca, no hizo alusión a la indisciplina de los 73 altos mandos militares retirados, que le enviaron una carta en la que asumían el discurso y los términos de Vox, en la presentación de su voto de censura al gobierno y en la que también les mostraban apoyo y lealtad.

Por sintonía se podría entender esa inacción del monarca ante los referidos militares, pero es inexplicable que el gobierno no les imponga ninguna medida disciplinaria o administrativa. Que se sepa los funcionarios públicos después de su jubilación, no tienen facilidades para seguir viéndose y compartir actividades con sus antiguos compañeros de profesión. Sin embargo, los militares aún estando retirados o jubilados, siguen disponiendo de todos los servicios, entre otros las residencias oficiales, donde se reúnen entre ellos e igualmente con militares en activo con todo el riesgo que eso comporta, pues con toda seguridad se dedicaran a hacer apología de sus convicciones ultraconservadoras.

La oligarquía representada por el IBEX 35, también tiene el buen cobijo que le ofrece la Monarquía y no sería de extrañar, que ésta hubiera intercedido para que no pudiéramos tener una banca pública, que nos posibilitara acabar con las extorsiones a las que estamos siendo sometidos por la banca privada. Esto es lo que probablemente ha ocurrido y Pedro Sánchez le dio inexplicablemente su beneplácito, en contra de los intereses del PSOE y es que con toda seguridad, disponer de una banca pública en ésta legislatura, sería un revulsivo electoral a favor del Partido Socialista.