Log in
Sin imágenes

«El PSOE (Pedro Sánchez que lo tiene secuestrado) es cada vez más monárquico»

  • Published in Política

Los niveles de apoyo de Pedro Sánchez y en consecuencia del PSOE a la monarquía han llegado a unos extremos inconcebibles y debería ser intolerable, para la militancia socialista que aun se considera republicana y desea el advenimiento de la República.

Lo que pasó en el último 40 Congreso Federal ha sido indignante, como no haber dejado que la corriente de opinión Izquierda Socialista, la única reconocida en el PSOE, haya podido expresarse y defender su enmienda en la Comisión Política del congreso presidida por Rafael Simancas, éste lo impidió exponiendo lo desestabilizadora que era la enmienda que al respecto presentaba Izquierda Socialista.

No me consuela lo que ésta por el contexto de supeditación pretendía hacer, pero si me indigna el trato que le dieron, imposibilitándole defender la convicción republicana, que ha sido consustancial con el PSOE y por la que tantas y tantos miles de sus militantes, no lo dudaron arriesgando y perdiendo sus vidas, siendo represaliadas/os con el presidio o viéndose obligados/as a exiliarse.

El caso es que a Izquierda Socialista, lo ocurrido no tendría que haberle cogido de sorpresa y es qué, el congreso con su diseño, organización y desarrollo, tenia “las cartas marcadas”, hasta tal extremo de nunca ocurrir con anterioridad, la elección (auto elección) de cabezas de delegación (jerarcas territoriales) y que éstos impusieran a “ sus delegados” y que, entre todos, cribaran las enmiendas que se presentaron a la ponencia marco.

Todo esto hacia presagiar lo que iba a ocurrir en el congreso, por eso es incomprensible que Izquierda Socialista lo haya tolerado, es más, con el panorama que se había configurado y la imposibilidad de ejercer el derecho fundamental de expresión, tenía que haber desistido a participar en semejante farsa y paripé de congreso, cuyo lema era: ”avanzamos” (en el anterior 39 congreso celebrado en junio de 2017, fue: “somos la izquierda”), si pero…. ¿hacia dónde?. Como se ha comprobado el avance ha sido para, ensalzar y enaltecer aún mucho más a Pedro Sánchez como gran jerarca. Hasta el extremo de no conocerse, ninguna resolución adoptada y aunque si se debieron aprobar bastantes, pero por ser irrelevantes han pasado desapercibidas.

Habría sido diferente si entre otras enmiendas se hubieran aprobado, la relacionada con la creación de una banca pública, que nos evitara las extorsiones y abusos de la banca privada. Lo mismo con relación a una empresa energética igualmente pública, para librarnos de que el oligopolio creado por las grandes empresas del sector, nos siga imponiendo sus precios tan abusivos.

Por supuesto y sobre todo, la relacionada con la reivindicación del advenimiento de la República. Pero como se ha venido comprobando, el PSOE desde hace tiempo no está por la labor y menos ahora con Pedro Sánchez. Hasta el extremo de haber hecho en varias ocasiones, causa común con las reaccionarias derecha extrema del PP y extrema derecha de Vox, para impedir que en el Parlamento se constituya una comisión, que investigue los indecentes comportamientos y presuntos delitos cometidos por el rey emérito (¿por qué se le sigue manteniendo ese titulo honorífico que expresamente lo creo para él Mariano Rajoy?), entre otros y de los mas execrables, cobrar comisiones por el tráfico de armas.

También Pedro Sánchez, le llamó ostentosamente el congreso de la unidad, debido a la asistencia de tres de sus predecesores: Felipe González, Joaquín Almunia y José Luís Rodríguez Zapatero. Por lo visto no se ha enterado del nivel de indecencia que ha venido protagonizando el primero con “puerta giratoria” incluida, en la multinacional Gas Natural entre 2010 y 2015. Y la deslealtad que le ha venido profesando al PSOE, e incluso en muchas ocasiones al propio Gobierno de Pedro Sánchez, llegando a ser apoyado y postulado por Vox, para "por lo mal que está la (su) patria”, encabezara un gobierno de “concentración nacional”.

Mas que unidad, se ha producido una gran desunión entre las bases del Partido, que cada vez cuentan menos y los dirigentes territoriales, políticos profesionales, que han accedido a los cargos gran parte de ellos, sin ningún mérito ante la sociedad que les avalara, pero debido a las estructuras y funcionamiento de los partidos políticos y el PSOE no es una excepción, se pueden perpetuar en sus cargos como políticos profesionales y suelen rodearse de una cohorte de acólitos para apoyarse en ellos.

Durante todo el congreso, Pedro Sánchez mencionó en muchas ocasiones y reivindicó la socialdemocracia. Estaba y está en su derecho de hacerlo, pero siendo coherente con sus convicciones junto a quienes como él las comparte, deberían crear un partido político con esa denominación y a su imagen y semejanza, y dejarnos las siglas PSOE, a quienes con lealtad seguimos creyendo en las mismas, no en vano, se ha venido manteniendo de forma inalterable desde el 02 de mayo de 1879, cuando Pablo Iglesias Posse, creó el Partido Socialista Obrero Español.

Antonio Aguado Suárez