Log in
Sin imágenes

¿No nos merecemos tanta cabronada?

  • Published in Política

CUADERNO DE BITÁCORA

Uno y ustedes, nos habremos preguntado más de una vez: ¿Qué he hecho para merecer tanta cabronada? Porque ese sentimiento de culpabilidad tiene su razón, su motivo, sobre todo si con tu voto has ayudado a que te tomen el pelo y además con premeditación y alevosía.
Llevamos dos años de gobierno de coalición. El PSOE y Unidas Podemos, con nuestros votos, hicieron posible el tan ansiado primer gobierno de coalición de la “democracia” española. Un gobierno ilusionante que nos prometía borrar de un plumazo, el trágico recuerdo del gobierno del PP, Mpunto Rajoy, alias “el carnicero de la Moncloa”, había dejado en nuestra memoria.
A dos años de gobierno y visto lo visto, todo sigue igual, poco o casi nada ha cambiado. Pero será mejor que entremos en materia analizando uno por uno aquellos aspectos que nos afectan en nuestra vida cotidiana, por ejemplo:
La sanidad pública. Han tenido la grandísima oportunidad de potenciarla al 100%, la pandemia del coronavirus era la excusa perfecta para invertir esos 11.000 millones de euros que el gobierno del PP dejó de invertir en sus años en el poder. Pedro Sánchez ha podido rescatar del sumidero a la sanidad pública española, otrora ejemplo de sanidad en buena parte de Europa.
Sin embargo, lejos de volver al pasado esperanzador de nuestro sistema sanitario, el gobierno de coalición ayudado por la pandemia ha conseguido que la salud de los españoles esté en verdadero peligro. Y no se trata de “oleadas” ni tampoco se trata de echar la culpa al coronavirus covid-19, se trata simple y llanamente que llevamos más de una década sin invertir un puñetero euro en nuestros hospitales públicos, en nuestra medicina ambulatoria, en investigación y desarrollo, tanto es así que cuando en marzo del 2020 Sánchez anunciaba la gravedad del asunto pandémico, en la inmensa mayoría de los hospitales españoles no tenían un “EPI” y ni siquiera suficientes mascarillas para dotar a los sanitarios de la mínima seguridad. La salida en “bandada” de los sanitarios españoles en busca de mejores condiciones económicas y laborales a otros paises de la UE ha sido una constante que ha dejado sin “repuesto” para los médicos y enfermeros que en los últimos 10 años se han ido jubilando. Para tener una idea, un enfermero en Inglaterra gana 3 veces más que en España, en Alemania 2,5 veces más, en Italia 2 y así es en Portugal que ganan el doble que, en nuestro país, dependiendo de la especialización; un neumólogo en Bélgica triplica el salario de un neumólogo en España.
Faltan nuevas infraestructuras, los hospitales de la seguridad social se han quedado obsoletos, mamotretos anticuados más parecidos a los antiguos sanatorios que a la modernidad de ciudades sanitarias hechas al efecto, donde cada edificio corresponde a una especialidad determinada y las listas de espera se reducen a un máximo de 7 días. Hoy por hoy y anterior a la pandemia, las listas de espera para especialista no bajaban de 6 meses, para operaciones en algunas comunidades hasta 9 y 12 meses. La pandemia lo único que ha hecho es evidenciar las tremendas carencias de una sanidad pública en franca decadencia a favor de la sanidad privada. Como dato interesante les diré que en los últimos dos años los contratos de seguros de salud privados han aumentado un 35% respecto a años anteriores.
El otro pilar fundamental es el trabajo. La reforma laboral del PP ha sido una de las leyes más perversas de un gobierno en los 45 años de democracia. Anuló todos los derechos fundamentales conseguidos a través de años de lucha y esfuerzo de millones de trabajadores en toda España, tanto es así que por primera vez desde 1.965 el trabajador asalariado se convertía en una nueva sociedad bajo el umbral de la pobreza. Esperábamos más, muchísimo más de Pedro Sánchez y Yolanda Díaz. Esperábamos una derogación total de la reforma del “carnicero de la Moncloa”, creímos necesario un borrón y cuenta nueva, un volver a empezar y recuperar esa pérdida de derechos fundamentales de los trabajadores españoles que nos quitó, nos robó, Mpunto Rajoy y su perverso gobierno.
El maquillaje efectuado a esa injusta ley laboral no beneficia en nada al trabajador, sigue siendo la patronal la que mueve los hilos, hemos llegado al punto que “beneficia” más el acuerdo global de sindicatos, patronal y gobierno que los verdaderos intereses de la masa obrera, y así nos va. Nos quieren vender humo… mucho humo, pero nada más.
Sigue el mismo problema de la vivienda, se producen los mismos desahucios, mayores ocupaciones de viviendas, no hay ningún plan de construcción masiva viviendas sociales de promoción pública, las sociedades de capital riesgo, verdaderas carroñeras del capitalismo, invierten en la compra de viviendas y manejan el mercado del alquiler como les da la gana, la juventud se ve incapaz de independizarse porque con el salario del miedo que tienen más el costo de una vivienda en alquiler no podrían comer, se morirían de hambre pagando el arrendamiento. Por otro lado, los servicios sociales del ayuntamiento se ven desbordado por la cantidad de gente en pobreza severa o gran pobreza, comedores sociales hacinados, bancos de alimentos y Caritas están desbordados por la cantidad de peticiones de comida, más del 25% de la población, unos 11,5 millones de españoles acuden diariamente a las colas del hambre.
La cesta de la compra, la electricidad, el gas, la gasolina, todo ha subido un incremento brutal, mucho más que el 6.5% de IPC que nos da la estadística estatal.
Por otro lado, la educación sigue dejando a nuestros estudiantes en la cola de la ratio europea, el informe PISA es demoledor. Se necesita una unificación del sistema educativo, el caos del laberinto educacional en las 17 comunidades autónomas es de órdago, tanto es así que es poco probable que un chico de primaria de un colegio catalán o cántabro, por decir algo, sepan donde esta el parque nacional de Garajonay y el canario donde esta Montserrat o la playa del Sardinero. La reforma educativa de Pedro Sánchez y su mariachi ha sido otro retoque de la del gobierno pepero.
Miles de millones de euros que nos empiezan a llegar de los fondos europeos, 140.000 millones que tendremos que emplear en proyectos para cambiar nuestro sistema productivo, para invertir en I+D+I, que sirvan para demostrar que aun estamos a tiempo de cambiar, de hacer realidad nuestra utopía de dejar de ser uno de los países con más pobreza y paro obrero de la UE.
Si esto no cambia en 2 años, “les puedo prometer y prometo” que a partir de mayo del 2023, el Partido Popular y Vox gobernaran en España A veces también nos cansamos de tanta promesa incumplida y tanta cabronada recibida…