Log in
Sin imágenes

Con pistolas para 'proteger' empresas privadas.

  • Published in Política

Recientemente tuve que desplazarme a la parte baja de la ciudad, más concretamente a la zona de Mesa y López y aparqué mi coche en un aparcamiento de los dos edificios que tiene los grandes almacenes del Corte Inglés en esa vía.

Tuve que atravesar la calle y al pasar delante de la entrada principal del otro almacen, contemplé con gran asombro y preocupación que un empleado de seguridad privada portaba una pistola.

Al regresar para ir a recoger mi coche y al lado del ascensor, coincidí con otro empleado de seguridad, pero éste no llevaba ningún tipo de armas y por su uniforme me di cuenta que era de otra empresa diferente del anterior. Con respeto le expuse lo que había visto anteriormente y le pregunté el motivo de la portabilidad de la pistola y si estaban obligados a llevarlas, a lo que me contestó que no estaban obligados e iba en función del servicio y de la demanda de la empresa que les contrata.

Todo esto me ha hecho una vez mas a reflexionar y llegar de nuevo a la conclusión del despropósito que, significa portar armas en una ciudad como Las Palmas de Gran Canaria, siendo una de las más seguras de todo el país. Pero en caso de alguna inseguridad en la referida empresa, ¿de que tipo seria?. Lógicamente tendría que ser por el posible hurto de algunos de sus productos o mercancías. Entonces tendríamos que llegar a la conclusión de que, ese tipo de hechos, no son merecedores para el uso de los empleados de seguridad de la pistola que portan, pues podría causar heridos o más grave aún algún muerto. ¿Merece esto la pena por lo hipotéticamente robado?.

Eso fue lo que ocurrió al poco tiempo de la policía municipal de Las Palmas capital empezar a portar armas en 1998, cuando un coche de patrulla se dedicó a perseguir a otro particular que por lo visto había sido robado. Aparte del conductor iba una joven que desconocía el hurto del vehículo, tal y como demostró en el juicio el abogado de la familia el inolvidable Fernando Sagaseta. Lo cierto es que, desafortunadamente se vio envuelta en aquel hecho y al final, fue la victima mortal de los irresponsables disparos de un guardia municipal. ¿Merecía que el hurto del coche acabara con la vida de esa pobre joven?. Máxime, cuando habitando en islas, los coches robados no pueden salir de las mismas y son fácilmente localizados para su recuperación.

Ya antes de 1998 cuando se produjo la incorporación de las pistolas a la policía municipal, se había producido en ese sentido al menos otro intento. Fue en la legislatura 1983-1987 cuando gobernaba por mayoría absoluta (15 concejales de 29) el PSOE. Ocurrió al comienzo de 1984 mediante la iniciativa de unos pocos concejales del grupo de gobierno. Llegaron a convencer al alcalde y prácticamente daban por hecho su materialización. Pero en vísperas del pleno y en reunión interna del Grupo Municipal Socialista, me manifesté en contra y lo mismo hizo el entrañable y malogrado compañero Domingo Caballero Ríos. Lo cierto es que, nuestra negativa a apoyar semejante desatino, propició que ese tema no se llevara al pleno municipal para su aprobación.

El tema de la inseguridad es muy recurrente y ya, no solamente lo aprovecha y saca a relucir las reaccionarias derecha extrema y extrema derecha, propiciatorias de la misma sembrando mucha pobreza y miseria, igualmente lo vienen haciendo las organizaciones políticas autocalificadas de izquierda y progresistas, sabiendo que la seguridad es muy demandada por los electores.

Es lo que ocurre con el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, gobernado por el Partido Socialista Canario -PSOE-, Unidas Podemos y Nueva Canarias. No lo han dudado y aparte de seguir manteniendo las pistolas a la policía municipal, en esta legislatura han destinado un presupuesto de 258.866 euros (más 130.000 de la anterior), para debido al “tanto riesgo que corren” dotarles de chalecos antibalas, e igualmente de un campo de tiro para sus “muy necesarios entrenamientos”. Pero….. ¿conocen bien la ciudad que gobiernan?. ¿Están enterados del nivel de seguridad o inseguridad de la misma?.

De las 52 capitales de provincias más seguras del país Las Palmas de Gran Canaria, ocupa el octavo lugar (La Laguna esta en el segundo puesto pero no es capital de provincia), lo que significa estar entre las primeras. Así y todo se manipula y atemoriza con la inseguridad que no existe, pero claro está, es algo muy sensible y mueve voluntades y en el caso político también produce réditos electorales. Suele ocurrir incluso en las comunidades vecinales y sobre todo en complejos residenciales, donde aún teniendo garantizada una adecuada seguridad de sus residentes, pero éstos siempre demandan mas y no dudan en incrementar la cuota de la comunidad, para hacer frente a este inexistente problema.

Afortunadamente no estamos en otras partes del mundo incluido los Estados Unidos, donde la inseguridad forma parte de su paisaje natural, con tantos crímenes cometidos por ser una sociedad muy agresiva y donde portar armas, esta a la orden del día de sus 332.183.000 habitantes, siendo el país con más armas: 120 por cada 100 habitantes y suelen usarlas con gran facilidad, produciéndose muchos crímenes todos los años, en la mayoría de los casos con victimas inocentes, incluidos niños y jóvenes en sus centros educativos. ¿Pensaran nuestros ediles municipales que estamos en los EE.UU. o en cualquier otro de los tantos países, que hay por todo el mundo con verdaderos y lamentables casos de inseguridad?.

El mejor de los antídotos contra la inseguridad ciudadana, es el logro de una Sociedad con más libertad y justicia social.

Antonio Aguado Suárez