Log in
Sin imágenes

Ben Magec- Ecologistas en Acción advierte del grave impacto que actividades como el Bluetrail tienen en el Parque Nacional del Teide

La federación ecologista canaria cree que es necesario prohibir eventos  multitudinarios como el Bluetrail en el Parque Nacional del Teide para evitar la aparición de nuevos actos de vandalismo ambiental de los que muchas veces no puede identificarse a los culpables.

Hace unas semanas, volvimos a encontrarnos con una “magnífica obra de arte” en el Parque Nacional del Teide, realizada por alguna persona carente de conciencia ambiental. Se trataba de pintadas en las rocas de este espacio natural de alta protección, un fenómeno que no es la primera vez que sufrimos. Ya en 2015 se denunció a un corredor que realizó 382 pintadas durante su entrenamiento. En aquel caso le valió la descalificación, pero ha vuelto a suceder. En la edición 2018 de esta carrera volvemos a encontrarnos con un caso similar, aunque esta vez no se ha atrapado al responsable.

Erosión del suelo, pérdidas y daños en la vegetación, molestias para la fauna, son algunos otros impactos que también suelen evidenciarse tras la celebración de esta carrera, cuyo recorrido ha sido modificado en ocasiones por la afección a parajes donde la restauración  es excepcionalmente compleja Otro asunto importante que no debemos olvidar y que ya ha dado problemas con anterioridad es la gestión de los residuos que se originan. Pero estos no son los únicos daños producidos intencionadamente al Parque Nacional. El año pasado, además, apareció una espiral gigante de piedras en los Llanos de Ucanca. Son motivos más que suficientes para reflexionar sobre la conciencia ambiental de parte de nuestra sociedad, y sobre el ejercicio de la responsabilidad de las instituciones en la protección de nuestros parajes más frágiles.

Aparte del alto coste medioambiental, a toda la ciudadanía nos supone un elevado coste económico paliar las consecuencias de estos comportamientos. Según se comentó desde el Parque Nacional en su momento, “eliminar las 382 pintadas que un inscrito -ya expulsado- de la Tenerife Bluetrail realizó en el Parque Nacional del Teide asciende a entre 10.000 y 12.000 euros”.

Para la federación ecologista, "mientras que el principal objetivo del Parque Nacional del Teide debe ser la conservación de sus valores naturales, a esta institución, gestionada por el Cabildo de Tenerife, no parece interesarle sino el fomento del turismo. La excusa de falta de dinero y de personal ha dejado de ser creíble, sobre todo si se invierte más de un millón de euros en una rotonda dentro de este espacio para facilitar el tránsito de guaguas privadas mientras sigue existiendo una plaza de agente de medioambiente aún vacante desde hace años".

Desde Ben Magec- Ecologistas en Acción se quiere recordar que en el vigente Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Nacional del Teide, el articulo 5.1, B se señala que: “En concordancia con las directrices de gestión, y con carácter general, se prohíbe la realización de todo tipo de actos multitudinarios, bien tengan finalidad deportiva, relacionada con espectáculos públicos o consistan en cualquier tipo de sesiones de entretenimiento o animación.”, artículo que el Cabildo se ha encargado de “interpretar” para hacer posible la carrera Bluetrail.

Vivimos en un planeta masivamente modificado por el ser humano, donde solo quedan algunos reductos de naturaleza en su estado más salvaje, que han requerido de protección legal para salvaguardar sus valores ecológicos. Pero esta protección no siempre se respeta y es necesario hacerlo desde la ciudadanía y desde los órganos encargados de su gestión. "Debemos defender nuestro derecho a disfrutar de un espacio natural", se  señala desde la federación.  Es por eso que desde Ben Magec – Ecologistas en Acción, "exigimos que en el Parque Nacional del Teide y en el resto de los espacios naturales protegidos, se cumpla el principal objetivo para el que fueron creados, que es el de conservación de la naturaleza y que se controle la creciente afluencia de visitantes, así como cualquier otra alteración antrópica que perturbe el equilibrio natural del ecosistema". En estos lugares, debe primar la preservación de la biodiversidad frente a los intereses económicos o políticos. Es responsabilidad de las administraciones gestoras compatibilizar la conservación con el uso y disfrute por parte la ciudadanía de los valores naturales contenidos en los parques, y desde esta federación consideramos que no se está cumpliendo. "Debemos exigir que no se celebren carreras en un lugar tan delicado, por los impactos medioambientales que en sí genera y por los actos de vandalismo e irresponsabilidad que han llevado aparejados. Hay otros muchos lugares en Tenerife excelentes para celebrar estas pruebas". Si bien desde la federación se pone el foco en los incumplimientos en cuanto a la conservación que se producen dentro de los espacios protegidos por el respaldo legal que los ampara, estas exigencias se pueden extrapolar a cualquier espacio natural, donde la convivencia del ser humano con el resto de elementos naturales puede ser perfectamente compatible y sostenible.