Log in
Sin imágenes

Fallece David Bramwell, ex director del Jardín Botánico Viera y Clavijo e Hijo Adoptivo de Gran Canaria

A pesar de la enfermedad, trabajaba en la culminación de un libro sobre el Guiniguada

El Cabildo de Gran Canaria manifiesta su pesar por el fallecimiento de David Bramwell, quien dirigiera el Jardín Botánico Viera y Clavijo durante 38 años (entre 1974 y 2012), uno de los jardines botánicos más importantes del mundo y el más representativo de la flora macaronésica. Biólogo de formación y profesión, fue reconocido por el Cabildo grancanario como Hijo Adoptivo en 2005. 

El presidente del Cabildo, Antonio Morales, transmite las condolencias en nombre de toda la Corporación Insular y, en especial, del personal que colaboró estrechamente con Bramwell, tanto en el Jardín Botánico Viera y Clavijo, como en el área de Medio Ambiente y de Planificación del Cabildo. "Su entrega para la implantación y consolidación del Jardín Canario, tras el prematuro fallecimiento de Erik Sventenius, así como su pasión por la flora canaria y por la proyección internacional de la botánica macaronésica, fueron las características de su labor durante décadas, convirtiendo la iniciativa del Jardín en uno de los iconos mundiales de la naturaleza y la flora, así como el Jardín Botánico más grande de España", señala Antonio Morales, quien recuerda también que "hasta hace unos días nos manifestaba su preocupación por el proceso del cambio climático y su impacto sobre las Islas Canarias, por lo que no hay mejor reconocimiento a su figura que continuar la labor iniciada por nuestro compañero y amigo".

Bramwell nació en Liverpool (Reino Unido, 1942), en cuya Universidad estudió la carrera de Biología. Entre 1968 y 1968 realiza su Tesis Doctoral en la Universidad de Reading sobre la flora de las Islas Canarias. En 1971 es nombrado director del Herbario de la Universidad de Reading y profesor adjunto del Departamento de Botánica. En 1974 es nombrado director del jardín Canario, del Cabildo de Gran Canaria, hasta su jubilación en noviembre de 2012. 

Bajo su dirección, se crearon laboratorios de investigación, el Banco de Gemoplasma y los programas de educación ambiental, entre otras iniciativas. Entre 1984 y 1986 es nombrado director del Plan Especial de Protección de los Espacios Naturales de Gran Canaria (PEPEN). Fue miembro fundador de la Junta Directiva de la Red Mundial para la Conservación en Jardines Botánicos (BGCI). Ha recibido numerosos galardones, entre los que destacan el Premio César Manrique de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias; Hijo Adoptivo de Gran Canaria; Medalla Sir Peter Scott de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN); la Orden del Imperio Británico, entregada por su majestad la Reina Isabel II; el Pino Canario de Plata de Artenara; el Premio de Excelencia en Conservación del Instituto de Investigación Botánica de Texas; o el Premio Canarias Internacional 2013; Medalla de Oro ‘Henry Shaw’ del Missouri Botanical Garden, entre otros muchos reconocimientos.

Fue miembro fundador del Consorcio Europeo de Jardines Botánicos y del Grupo de Expertos de las Islas Macaronésicas de la UICN. Asimismo, es uno de los cuatro promotores de la Estrategia Mundial para la Conservación Vegetal del Convenio Internacional de Biodiversidad. Fue presidente del Grupo de Gran Canaria y responsable de las reuniones internacionales de expertos en botánica celebradas en la isla para elaborar, entre otras, la Estrategia Mundial para la Conservación Vegetal ya citada, o la Declaración de Gran Canaria sobre Cambio Climático.

En 2001 fue elegido vicepresidente de la Asociación Internacional de Jardines Botánicos. Desde 1974 ha llevado a cabo un programa de investigación personal sobre la taxonomía, biogeografía y conservación de la flora de las Islas Canarias, con más de 100 publicaciones científicas y varios libros. Ha realizado más de 90 contribuciones a congresos y conferencias internacionales, actuando en muchos de ellos como moderador o presidente de sesiones. Ha mantenido también una amplia relación con la investigación como director o co-director de los proyectos de los/as becarios/as del Cabildo de Gran Canaria en el Jardín Botánico. Asimismo, fue nombrado director de la Cátedra Unesco para la Conservación de la Biodiversidad Vegetal de la Macaronesia y del Oeste de África, cargo que ocupó con interés especial en el tema del Cambio Climático hasta 2015, tras lo cual publicó el libro sobre este proceso y su afección en las Islas Canarias. 

Entre sus publicaciones (algunas han sido objeto de varias ediciones), cabe destacar: ‘Flores silvestres de las Islas Canarias’. D. Bramwell, I. Zoë; ‘Subtropical gardens’; ‘Plantas medicinales de las Islas Canarias’; junto a J.M. López. ‘La Gomera. Historia natural de las Islas Canarias; con I. Zoë ‘Flora de las Islas Canarias: Guía de bolsillo’; ‘Historia natural de las Islas Canarias. Guía básica’; ‘Jardines de Canarias’; ‘Jardines subtropicales’; y su última obra, ‘El cambio climático y las Islas Canarias’. Actualmente estaba culminando una nueva obra dedicada al barranco Guiniguada.