Log in
Sin imágenes

Muvisa recurrirá la sentencia de Silvestre Suárez y lo readmitirá considerando su cualificación

Silvestre Suárez fue contratado tras un proceso selectivo en el que participaron 73 personas, resuelto en 2 días a su favor a pesar de no tener titulación universitaria y poseer menor formación técnica y experiencia que los otros finalistas

Habría que haberlo despedido en febrero de 2015, al cumplir sus 3 años de contrato, como pasa con todos los trabajadores temporales de Muvisa, pero se le permitió consolidar su plaza como indefinida de forma irregular.

El consejero delegado de Muvisa, Juan Ignacio Viciana, señala que como no puede ser de otra manera “vamos a acatar la sentencia que obliga a readmitir a Silvestre Suárez, pero no la compartimos y por eso la vamos a recurrir”.

A Silvestre Suárez lo contrató Plácido Mejías (entonces consejero delegado de Muvisa) el 1 de febrero de 2012 para coordinar los trabajos de modificación del planeamiento en Las Chumberas y la elaboración de los proyectos de urbanización, demolición y edificación en la zona con  un salario mensual bruto de 2.867,70 euros.

Su contrato estipulaba que finalizaría al acabar estas labores, lo que formalmente se produjo en la primera semana de marzo de 2019, cuando Muvisa envió a la Gerencia de Urbanismo los Proyectos de Expropiación y Realojo de Las Chumberas, y por eso fue despedido el 7 de marzo de 2019.
En realidad, salvo que la intención fuera que Silvestre Suárez consolidara de forma irregular su plaza con carácter indefinido, como así ocurrió, habría que haberlo despedido en febrero de 2015, al cumplirse los 3 años de su contrato, como ocurre en la actualidad en Muvisa con todos los trabajadores temporales que alcanzan ese período.

Silvestre Suárez fue contratado tras un proceso selectivo “abierto” al que se presentaron 73 personas, un proceso selectivo que se resolvió en solo dos días y para el que se exigía “formación universitaria” y “experiencia institucional de al menos 3 años”.

Es evidente que el proceso estaba “dirigido” por Coalición Canaria (CC): no sólo porque en el caso de haber exigido “titulación universitaria” (como sí ocurre en el resto de las ofertas laborales de Muvisa que he podido examinar) Suárez hubiera quedado excluido ya que no tiene ningún título universitario.

Además, su “ventaja competitiva” con respecto a los otros dos finalistas era su experiencia institucional, un requisito que sólo se incluyó en esta oferta de todas las que he podido observar en la empresa (ya que tiene menos formación y experiencia laboral técnica que otros finalistas que son arquitectos técnicos y han coordinado equipos en proyectos que superan con creces en presupuesto al de Las Chumberas).

Tan dirigido estaba el proceso que bastaron solo 2 días para descartar a otros 71 aspirantes.

Sobre el “sectarismo político”, la “política sucia” y la “apropiación de las instituciones” de las que habla el portavoz de CC, José Alberto Díaz, le recuerdo que en Muvisa hay varios compañeros de su partido con los que trabajamos en perfecta sintonía; y que si quiere hacer un máster sobre tales cuestiones se lea con calma el sumario del Caso Corredor para que vea cómo se las gastaba su compañero Fernando Clavijo.

Así es que ahora toca recurrir la sentencia, y resolver entre tanto la readmisión de Silvestre Suárez teniendo en cuenta su cualificación y el hecho de que las labores para las que fue contratado ya se extinguieron.

Finalmente, y para dar respuesta a otra de las demandas de José Alberto Díaz, vamos a solicitar un informe para determinar si hay responsabilidades jurídicas del consejero delegado de Muvisa que en su día tenía que haber despedido a Silvestre Suárez y no lo hizo, permitiendo que consolidara su puesto de trabajo como indefinido de forma irregular.