Log in
Sin imágenes

El Plan de salud mental llega tarde y mal

  • Published in Sanidad

Entrevista a Francisco Rodríguez Pulido en Radio San Borondón

SB-Noticias.- La Asociación Canaria de Neuropsiquiatría considera que la propuesta de Plan de Salud Mental, presentada este viernes por la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, es más una Estrategia que un Plan.

Francisco Rodríguez Pulido, Presidente de la Asociación, indicó en Radio San Borondón que se trata de un conjunto de medidas, sin establecer un plazo para su ejecución  anual, sin un  cronograma  de aciones  y  medidas, y sin una estimación de los profesionales por categorías que   serán necesarios   para   llevar   a   cabo   lo   que   se  propone, lo que hace esta Estrategua  aún  menos sostenible.

Además califican de "migajas" el presupuesto planteado: "la Consejería improvisa  un  incremento  del  26%  para  la  atención  a  la  salud mental para ejecutar en este tiempo, lo que nos parece una tomadura de pelo a los ciudadanos  y  a  los  profesionales.  Salud  Mental  no  requiere  unas  migajas  para acallar las reivindicaciones, sino de una acción decidida del gobierno canario ante la  situación  que  padece  nuestro  pueblo,  con  tasas  de  suicidio  por  encima  de  la media  nacional  en  los  últimos  años  y  alto  consumo  de  pisco  fármacos  y  altos niveles  sociales  de  vulnerabilidad", indican desde la Asociación.

Este viernes, el consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias, José Manuel Baltar, presentó los detalles del Plan de Salud Mental de Canarias, dotado con un presupuesto de 15,3 millones de euros y que - según el Consejero- "es fruto de la labor colaborativa y coordinada de 22 grupos de trabajo multidisciplinares e interinstitucionales, en los que están participando más de un centenar de personas, entre pacientes, familiares y profesionales de los ámbitos de la Salud Mental, Atención Primaria, Salud Pública, drogodependencias, Dirección General del Menor, de Dependencia, Instituto de la Mujer y las Consejerías de Empleo y de Educación".

La Asociación Canaria de Neuropsiquiatría critica que la  administración regional  lleva ya dos años de retraso en la elaboración del Plan de Salud Mental de Canarias, y, ahora  a  última  hora,  propone  para  su  ejecución,  no  cuatro  años  como  era  la propuesta  inicial,  sino  que atrasa aún más su ejecución a  seis años. "Llevamos  esperando  desde  el  2008", afirma Francisco Rodríguez Pulido.

Explican los profesionales que este Plan - que está mas  guiado  por  un  paradigma tecnológico  que  un  paradigma  basado  en  las  relaciones,  los  significados  y  los valores-  pretende  abrir  camino  para  la  concertación  con  la  medicina  privada como principio, mientras los derechos humanos no se recogen como un principio del Plan. "Será por el raquítico presupuesto que al parecer van a asignar, si las fuerzas políticas en el Parlamento no lo corrigen", añaden. 

Además, censuran que no se establezca una metodología  para  la  priorización  de  los  problemas, ni tampoco  democratiza  la toma de decisiones en el SCS "y en este proceso se ha   saltado las consultas los propios órganos  del  SCS  como  la  Comisión  Asesora  de  Salud  Mental  o  los Consejos Insulares de Rehabilitación Psicosocial, la intersectorialidad, esencial en el ámbito de la salud mental, entendida acción conjunta de otros sectores junto al sector salud lo contempla meramente como un complemento. Y si fuera poco se abusa  para  evitar  exigencias  al  gobierno,  al  formular  los  objetivos-acciones,  de términos como 'analizar', 'elaborar', 'estimar', 'estudiar, 'actualizar'...".

Asimismo entienden que el PSMC promueve el aislamiento del Consejo Insular de Rehabilitación Psicosocial y Acción Comunitaria-CIRPAC en sanidad y no lo reubica en el nuevo marco legislativo "más preocupado en los Indicadores de la Actividad Asistencial, que en los Indicadores de Estructura y Resultados". 

La  Asociación Canaria de Neuropsiquiatría exige  a  las  fuerzas  políticas  en  relación  a  la  salud  mental  un  PLAN  DE ACCIÓN inmediato que incluya los siguientes elementos:

1.  Una  ficha  financiera  anual  para  ser  factible  la  ejecución  de  sus  objetivos  y acciones,  en  salud  mental  o  bien  fijar  el  incremento  de  porcentaje  anual  de presupuesto  para  la  salud  mental  en  el  PSM  entre  el  5-10%  del  presupuesto  de sanidad  debido  al  coste  social  de  estas  enfermedades  por  su  impacto  en  la mortalidad, la discapacidad y la morbilidad.

2. Las prioridades anuales de cada acción con sus criterios de impacto para cada uno de los años de vigencia del PSMC.

3. Completar la red de Infanto-Juvenil de acuerdo al Programa de Salud Atención Infanto-Juvenil  del  2006.  Esta  red  todavía  es  muy  insuficiente.  En  este  programa se  considera  “necesario  la  creación  de  dispositivos  específicos  de  hospitalización psiquiátrica infanto-juvenil que tendría un carácter suprasectorial”, actualmente se incumple la carta de derechos de la infancia. Asimismo, unidades de salud mental específica con todo el personal necesario distribuidlas por el territorio insular, aún en Gran Canaria son inexistentes y en Tenerife no cuentan con todos el personal necesario. Además  se  decía  en  el  programa  del  2006,  que  cada  una  de  las  dos provincias  contará,  al  menos,  con  un  Hospital  de  Día  de  referencia  para  la hospitalización parcial de pacientes con trastorno mental grave, que no se cumple en  el  caso  de  Gran  Canaria.  Así  como,  aún  no  se  dispone  de  “dispositivos sociosanitarios para intervenciones y cuidados de media duración (Centros de Día, pisos  supervisados,  etc.). Además,  es  necesario  disponer  de  recursos  de  soporte social   (mini   residencias,   hogares   alternativos,   etc.).  Así   mismo   las   escasas unidades  existentes,  no  disponen  de  todo  los  profesionales  ni  se  trabaja  con  los dispositivos   que   proporcionen   programas   de   rehabilitación/reeducación   a   la población  infanto-juvenil,  tal  como  señala  el  citado  programa.  Así  mismo  con especial atención a la atención temprana en todas las islas e incorporándola a los servicios  públicos  de  salud  mental. Y  es  muy  importante  disponer  de  dispositivos adecuados como realizar un trabajo continuo con la comunidad en este ámbito.

4.La retirada del actual decreto del CIRPAC que prepara el Gobierno y que antes de su aprobación sea debatido en los Consejos. El CIRPAC deberá ser un órgano socio   sanitario   y   la   Dirección   del   PIRP   podrá   ser   cualquier   profesional   de cualificado prestigio, aunque no forme parte de la plantilla del SCS.

5.Incluir en los órganos de funcionamiento del SCS, a las Coordinadoras insulares de  Salud  Mental  con  presencia  obligatoria  de  las  Gerencias  Hospitalarias  y reconocer  estos  órganos,  como  órganos  decisorios  de  las  políticas  insulares  en salud mental dentro de la planificación sanitaria en cada isla.

6.Incluir  en  el  PSMC  en  su  redacción  actual  los  cálculos  de  las  ratios  de  los diferentes profesionales, así como, el número de plazas clínicas y de rehabilitación (CRPS,  alojamiento,  empleo,  y  ocupacionales),  de  acuerdo  a  la  población  y  al óptimo deseable. Así mismo, se analizará la distribución de los profesionales en los diferentes  niveles  de  atención  según  el  modelo  asistencial  propuesto.  Su  objetivo es conocer el balance hospital/comunidad.

7. Creación de una  gerencia única en SM en cada área de salud  con participación  en primera persona de asociaciones de ciudadanos y profesionales interpares.

8.Pronunciamiento contra el tratamiento ambulatorio Involuntario.

9.Establecer como objetivo central del PSMC la defensa de los derechos humanos de los pacientes, que de manera inmediata pasaría por :Creación de registro de contenciones físicas en cada hospital y creación de una comisión de seguimiento de los mismos donde participe un miembro de la  agencia  del  Diputado  del  Común.  Cada  año  se  hará  público  dichas actuaciones.Presencia de un letrado en los casos de ingresos involuntarios, y establecer mecanismos para hacer efectivo las voluntades anticipadas de los pacientes.Infraestructuras   y   personal   adecuado   en   los   servicios   de   urgencia hospitalarios de cada isla en materia de salud mental.La   incorporación   de   las   organizaciones   de   profesionales,   familiares   y usuarios a las coordinadores insulares de los servicios de salud mental.Creación  de  una  comisión  de  seguimiento  formados  por  profesionales independientes para la evaluación del  grado de cumplimiento en cada una.

10.  Abolición  de    toda  referencia  a  la  gestión  privada  de  los  recursos  sanitarios públicos en la atención psiquiátrica, que se retire como un principio del PSMC.

11.  Promover  una  red  única  de  atención  en  salud  mental  con  inclusión  de  la atención a las drogodependencias (no a las redes paralelas).

12.  Reducir  las  tasas  de  suicidio  en  Canarias  con  la  movilización  de  recursos  de seguimiento  de  población  de  alto  riesgo,  y  reducir  la  mortalidad  de  los  pacientes con  trastorno  mental  grave  por  la  alta  prevalencia  de  enfermedades  físicas asociadas.

13. Promover programas de cuidados en situación de riesgo en los traumas en la infancia, a parados de larga duración y a las mujeres por violencia de género.

14.  Promover  en  las  políticas  públicas  de  vivienda  y  empleo  el  acceso  de  las personas con TMG.

15.  Constituir  una  comisión  permanente  integrada  por  Salud  Mental,  Servicios Sociales y Cabildos, que planifiquen y ejecuten las estrategias en políticas en salud mental (reconocimiento legal).

16.  Relectura  de  los  decretos  de  constitución  de  las  prestaciones  y  servicios  del SICAD.Apostar por un modelo centrado en la persona, no hospitalocéntrico, ni tecnológico, basado  en  las  relaciones  cuyo  marco  es  la  atención  en  el  domicilio.  Hacemos  un llamamiento para que estas 16 medidas del Plan de ACCIÓN sean debatidas en el contexto  del  PSMC  en  el  parlamento  de  Canarias  y  se  alcance  un  consenso institucional como garantía y compromiso de todos.