Logo

«La Salud Mental tiene que trabajarse con equipos móviles en el propio domicilio»

ENTREVISTA A FRANCISCO RODRÍGUEZ PULIDO
Psiquiatra
DIARIO DE AVISOS/Yurena Díaz

Reputado Psiquiatra, Profesor Titular de Psiquiatría de la Universidad de La Laguna (ULL), Master en Gestión de Servicios Sanitarios y Sociales y Vicepresidente de la Asociación Canaria de Neuropsiquiatría, Francisco Rodríguez Pulido es sobre todo un defensor de la sanidad pública y de la dignificación y modernización de la atención a la salud mental en Canarias.

Ha sido el responsable del Plan Insular de Rehabilitación Psicosocial (PIRP) de Tenerife para las personas con discapacidad por trastorno mental grave desde el año 2000 hasta hace varias semanas en que fue cesado por el equipo saliente del Gobierno de Canarias.

Asimismo ha sido el fundador de los Equipos de Apoyo Individualizado al Empleo y de la Asociación Canaria de Terapias Creativas, y fundador y coordinador del Equipo Comunitario Asertivo de Tenerife (2004-2011) del Servicio Canario de Salud (SCS).

La experiencia del Equipo Comunitario Asertivo de Tenerife (ECA) supuso un cambio estructural en las islas, pasando del antiguo sistema asistencial del “manicomio” a otro concepto más humanizado de la atención psiquiátrica.

Se trata de mini residencias, viviendas supervisadas donde los profesionales acompañan  a las personas con trastorno mental grave para que vivan en la comunidad, creando un ambiente de cooperación mutua y una relación de confianza, para que éstos logren disfrutar de la sociedad del bienestar como cualquier otro, favoreciendo su socialización e individualización.



A usted hace unas semanas el gobierno canario saliente lo ha cesado como responsable del Plan Insular de Rehabilitación Psicosocial de Tenerife (PIRP), que  conducía desde hace muchos años ¿Cuál fue el motivo?
Efectivamente, en un momento donde ya se conocía que iba a haber un cambio de gobierno en nuestra comunidad, los responsables de la Consejería del señor Baltar, con el entusiasmo de la Coordinadora del Servicio Regional de Salud Mental, me cesan de esta responsabilidad bajo el eufemismo de “deterioro progresivo de las labores”. Hoy es lamentable este argumento cuando el Instituto Insular de Atención Social y Sociosanitaria (IASS) gestiona por derecho, con las ONG, los recursos y servicios destinados a las personas con trastornos mentales graves y los Jefes de Servicio tienen sus responsabilidades en sus propios dispositivos del SCS. Las competencias están bien definidas. Atribuir a otros las propias responsabilidades es la vieja enfermedad de la estupidez. Nadie puede decirme cara a cara nada de mi dedicación y compromiso. Son otras las razones, pero el poder siempre pone cortinas de humo.

Es constatable su contribución efectiva a la mejora de los recursos y servicios a las personas con trastornos mentales graves, pero también usted ha mostrado una clara oposición respecto a las políticas de la Consejería de Sanidad en materia de salud mental
Si, esto es una evidencia. El que se tome esta decisión cuando va a ser nombrado un nuevo equipo de gobierno parece, más que una decisión meditada, un ajuste de cuentas de algún lobby en salud mental. Cuando se produjo mi elección lo hizo el pleno de un Consejo en el Área de Salud de Tenerife, y lo lógico y lo fundamentado en derecho, es que se convocara este Consejo y se solicitara mi cese.
Esto no ocurrió porque este Consejo de Rehabilitación del que forman parte muchas administraciones y ONGs ni siquiera ha sido convocado desde hace años, como tampoco se le presentó el Plan de Salud Mental. ¿De quién es el deterioro? Es fácil adivinar la arbitrariedad de las decisiones y como se están tomando en Salud Mental. Lo que me ha ocurrido es una anécdota más. Más aún, cuando he sido víctima de unas prácticas no propias de la administración pública, por ejemplo, convocarse reuniones y no invitar a los responsables  de los programas. Es razonable que uno no vaya a donde no se le invita. El sectarismo imperante es lo que produce el deterioro,  la libertad de expresión y pensamiento nunca puede ser sinónimo de deterioro. Cuando se me ha invitado he acudido como no podía ser de otra manera. Te aíslan y después te acosan. Bueno, en el Hospital Dr. Negrín, cuando los profesionales de urgencias protestaron, también se intentó cargar contra ellos.

Usted también ha sido muy crítico con el Plan de Salud Mental del gobierno saliente
Otro elemento del deterioro. Sí, nos oponíamos porque cuando se presentó en abril no tenía asignado presupuesto, ni priorizadas las acciones, ni definido su criterio, ni temporalizado con sus dineros para cada año de vigencia, ni definida la comisión de seguimiento independiente, ni habían participado los Servicios o los Cabildos. Es un plan con una carta de medidas. De hecho en el informe del Consejo Económico y Social (CES, 1/2019), como órgano del gobierno que emite dictámenes preceptivos no vinculantes, se recogían y reconocían muchas de nuestras críticas. Se señaló que el proceso de participación en la planificación, debe completarse con la participación de otras instituciones y de otras Administraciones Públicas que tienen competencias en la materia (Ayuntamientos, Cabildos, Justicia, Instituciones Penitenciarias, Área de Menores, etc), que carecía de dos elementos esenciales en todo Plan: los responsables de la ejecución de cada objetivo y los tiempos necesarios para su consecución; si no se incorporan estos elementos básicos no es un Plan. Asimismo sobre si los indicadores de seguimiento para la evaluación están muy orientados a la actividad, entiendo que sería pertinente modificar la orientación de los indicadores a los procesos y resultados.

Pero los responsables del gobierno saliente anunciaron una importante partida presupuestaria  para hacer efectivo el Plan
Efectivamente, ante la insistencia de profesionales, organizaciones de familiares y profesionales como la Asociación Canaria de Neuropsiquiatría, asignaron una cantidad respetable para infraestructuras y recursos humanos, pero que no se situaba aún entre el 5-10% del presupuesto de la Consejería de Sanidad. El peligro es que el Lobby actual lo asigne para estar más cómodos en sus servicios y ejercer una medicina basada en el esnobismo del espectáculo y no piensen en el interés general. Es preocupante que en el propio informe del CES, se nos advirtiera, que tampoco se ha encontrado en los anexos de inversión de los Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma de Canarias los importes que se reflejan en el Plan de Salud Mental de Canarias.

¿Qué retos y cambios considera que tiene el nuevo equipo de la Consejería de Sanidad en materia de salud mental?
La Consejería de Sanidad del gobierno del cambio tiene por delante una labor profunda y compleja.
Si está en la disyuntiva de continuar la reforma psiquiátrica - no para dar retoques- que coloque los derechos humanos en el eje de los servicios. Deben ofertarse a la poblacion el ejercicio de la autonomía y la ciudadanía de las personas más graves y la calidad de las prestaciones.
O camina en esta estrategia con recursos de atención en domicilio entre otros, o hacia el reforzamiento de la visión hospitalaria y del uso de tecnologías donde su evidencia es más que cuestionable.
Pero sobre todo, como primera medida, reforzaría los órganos democráticos y la transparencia en la toma de decisiones, como los Consejos, la Comisión Asesora Regional de Salud Mental - que no se convoca desde hace años- y las Coordinadoras Insulares de profesionales. Precisamente, el lobby de salud mental está por disolverlas, y habría que reforzarlas con la presencia de los gerentes o sustitutos del área de Salud, y con el reconocimiento legal en el organigrama del SCS. ¡Y como no!, también un cambio en la Coordinación del Servicio Regional, para que actúe con autonomía y conocimiento del sector.
Y la segunda medida, clarificar qué dotación presupuestaria hay asignada por parte del gobierno saliente en los presupuestos actuales, y si la hubiera, en qué se está empleando la misma y bajo qué criterios.
La nueva Consejera de Sanidad conoce muy bien el sector de la Salud Mental. Su presencia como presidenta de la Comisión de Sanidad en el Parlamento le lleva a tener criterios fundados y su trayectoria en los servicios sociales seguramente tendrá su impacto positivo en las personas más graves.
Pero la Consejería de Derechos Sociales, en el desarrollo del decreto de prestaciones y servicios del Sistema de Atención a la Autonomía Personal también tiene una responsabilidad en Salud Mental. También será un momento crucial para el ciudadano de a pie.
Estamos convencidos de que las islas ofrecen un marco idóneo para trabajar en salud mental de otras maneras. La Salud Mental tiene que trabajar con equipos móviles en el propio domicilio, donde la enfermería especializada en salud mental juega un papel esencial. Esto sería innovador y con otra mentalidad, hay modelos en el mundo que nos permitirían trabajar con una cultura diferente de los servicios, de la propia vivencia de locura y del papel de la ciudadanía.

¿Cuáles cree que son las medidas más inmediatas para la salud mental en Canarias?
Estoy convencido de que necesitamos un Plan de acción inmediato que pasaría por una defensa de la sanidad pública, como ha manifestado el presidente del gobierno en su investidura. Ello pasa porque en el Plan de Salud Mental se retire, como referencia en sus principios, la gestión privada de los recursos sanitarios públicos en la atención a la salud mental. Asimismo necesitamos una ficha financiera anual  donde se fije el incremento de porcentaje anual de presupuesto para la salud mental, que debería fijarse entre el 5-10% del presupuesto de sanidad de la comunidad autónoma  debido al coste social de estas enfermedades por su impacto en la mortalidad, la discapacidad y la morbilidad. Llevamos varios años con tasas de suicidio por encima de la media nacional, entre las primeras Comunidades Autónomas. Es urgente completar la red de Infanto-Juvenil de acuerdo al Programa de Salud Atención Infanto-Juvenil del 2006 y con toda la dotación de profesionales requerida. Esta red todavía es muy insuficiente. Se considera “necesario la creación de dispositivos específicos de hospitalización psiquiátrica infanto-juvenil que tendría un carácter suprasectorial”. Actualmente se incumple la carta de derechos de la infancia. La retirada de la actual modificación de decreto del Consejo Insular de Rehabilitación Psicosocial y Acción Comunitaria (CIRPAC) que preparó el Gobierno saliente y que antes de su aprobación sea debatido en los Consejos. Creación de una gerencia única en Salud Mental en cada área de salud con participación en primera persona de asociaciones de ciudadanos y profesionales interpares. Pronunciamiento contra el tratamiento ambulatorio involuntario. Establecer como objetivo central la defensa de los derechos humanos de los pacientes, que pasaría por diferentes medidas siguiendo a la Organización Mundial de la Salud (OMS)...
Para consolidar la reforma psiquiátrica,  la sanidad y los servicios sociales no pueden trabajar de espaldas o con llamaditas de teléfono para resolver los casos graves, deben constituir una comisión permanente integrada por Salud Mental, Servicios Sociales y Cabildos, junto con las asociaciones de profesionales, familiares y usuarios de carácter regional que planifiquen y ejecuten las estrategias en políticas en salud mental con su reconocimiento legal, no de carácter transitorio.

¿Que ha aprendido usted en estos años?
En estos años hemos aprendido que ninguna administración por sí sola puede resolver los problemas y las necesidades de las personas con trastornos mentales graves. Hay que volar el aparheid administrativo y las diversas puertas en la administración pública, porque genera nuevas prácticas manicomiales. Servicios y cuidados respetuosos con los derechos, y más próximos, son posibles. Este es el verdadero cambio. No un profesional más o menos, situado aquí o allí. Un cambio de visión del sufrimiento psíquico. Y eso requiere una apuesta innovadora y decidida. Los escalones intermedios de la administración a veces son los grandes obstáculos, no los Consejeros.

Copyright 2016 Centro de La Cultura Popular Canaria